nieve

16 de diciembre de 2017

Tour navideño por mi salón...

Buenos días vergelianas, ausente he estado por varios días, me corté el dedo pequeño de la mano fregando un vaso de cristal, me fui a urgencias y ahora llevo un ligero vendaje con varios puntos. Hasta hoy no he podido utilizar bien mi mano, así que he cogido la cámara de fotos y os dejo con enorme sonrisa un largo tour navideño por mi salón. Este año he querido una decoración muy natural, que irradiara toda la luz posible, con mucho verde de la mano de plantas naturales, y con unas tonalidades super variadas. Pues nada chicas, a ver que os parece mi elección...
La chimenea es mi punto central todas las navidades. Blanca como es ella, le puedo colocar cualquier color que se me antoje...
Siempre escojo bonitos adornos para colocar en el sobre, a modo de coqueta balda decorativa...
Bajo el gran espejo plateado he esparcido portavelas en verde mint...
Grandes corazones rosados a los que les he anudado ramilletes de ramas verdes con bayas...

Me parecen totalmente encantadores...
Junto a las chapas dibujadas con dulces ángeles quedan muy especiales...
Pero este año además asoma un nuevo personaje muy navideño, un gnomo de piedra gris con regalito de madera incluido...
Al otro extremo, y de la misma colección, también he colocado un árbol encantador combinado con los mismos elementos...
Velones blancos a encender...y mi chimenea ya está vestida para la ocasión...
Mi salón navideño luce con jarrones de cristal adornando con ramas de piña muy naturales...
Me he excedido en colocar poinsetias preciosas como esta blanca que me enamoró en el mercado semanal...
No me negaréis que es totalmente preciosa...
Pero también he recurrido a las tradicionales rojas que siempre quedan geniales...
Sobre todo acompañadas de ramas largas de eucalipto y metidas dentro de mi pequeño invernadero...

Por supuesto por mi salón navideño asoman faroles...
Peludos maravillosos repletos de amor...
 Montones de adornos elegantes de cristal...
Velas dentro de botellas...
Piñas dentro de jaulas...
 Renos blancos de porcelana...
Papa Noeles dibujados en cajas muy rojas...
Y un pequeño árbol navideño muy, pero que muy nórdico...
Después está la deco del comedor...
Sobre el bufette plateado he esparcido un poquito de todo...
Nuevamente asoma la plena naturaleza de la mano de un centro de de ramas de pino cortadas de mi terraza y  amarilis en rosa...
La flor por excelencia de la Navidad...

Más estrellas anudadas...
Y mi incondicional hada del bosque, que lo mismo luce en primavera, que la visto con un pequeño ramillete en sus manos para anunciar las esperadas fiestas...

La mesa también debe ser especial por estas fechas. Yo he colgado de la lámpara que la preside una casita de zinc...
En gris, por supuesto, para que combine con textiles, cortinas, sofá y empapelado...
Que se note la Navidad, pero en pequeñas pinceladas...
Imperdonable no anudar una gran corona con matices rojos de la pequeña vitrina...
Junto a la guirnalda de piñas...
Y al gran farol decapado con bayas rojas...
Que se trasparente la vajilla blanca que pronto lucirá en la gran mesa...
Y esas copas de cristal tallado con las que brindaremos en familia...
No se me han olvidado esos cojines de renos tan sumamente encantadores...
Que acompañan a las mantas de pelo tan invernales...
Y por supuesto chicas, este año no se me ha escapado el decorar mi pequeña terracita exterior...
Ella se prolonga del salón hacia afuera, y no quería que se viera olvidada...
Tras el corazón de acebo que prende del ventanal asoma un pequeño mundo navideño...
Un farol de zinc colgando de la balda de hierro...
Estrellas de cuerda con lazadas rojas...
Y un simpático Santa columpiándose de la verde hiedra...
¡Oh, oh, oh!...
También se han posado dos encantadores pajaritos rojos en el pino redondo...
Y bien a gusto que están...
Lo mismo que el gran Buda de piedra aguantado ese cartel donde puede leerse..."Noel"...
Mi pequeño vergel en la ciudad luce precioso, con esos matices navideños que parecen alargarse del salón...
Y que tanto disfrutaremos estas fiestas desde nuestro mismos interiores. Que se haga Navidad en cualquier rincón de nuestras casas...
¿No estáis de acuerdo chicas?...
Pues está es mi elección decorativa para este año en mi salón. Variedad de tonalidades esparcidas que van de los grises a los rosados, de los platas, a los verdes y rojos...
Muchos destellos brillantes de la mano de jarrones y botellas de cristal. Poinsetias en blanco, rosa y rojo. Ramos de amarilis y eucalipto, renos en cojines y figuras de porcelana...
Verdes hiedras redondeadas con adornos blancos...
Espejos luciendo a modo de bandejas, muchas velas de té, fitonias metidas en jarrones encantadores, angelitos con alas asomando...
Piñas naturales...
Y una sobredosis de inspiración, que aunque tarde, me ha llegado con una fuerza infinita...
Así quiero la Navidad para mí, los míos y mis vergelianas. Con enorme luz, repleta de blanco, de glamour, de elegancia, de sueños a cumplir y de ganas acabar el año para iniciar otro infinitamente mejor...

Uffffffffffffff, vuelve a dolerme el dedo chicas, esto de llevar vendaje no es lo mío. Pero he conseguido entrar por esta ventana nuestra y colaros un pedacito de mi deco navideña. Esperad a ver el resto de la casa. La cocina, la entrada y el cuarto de baño...cada estancia a cual más encantadora...
¿Me seguís mañana?
¡Feliz sábado preciosasssssssssssssssssss!